Jesús Miguel Jornet Meliá

Jesús Miguel Jornet Meliá

Universitat de València (ES)

    Ldo. en Filosofía y Ciencias de la Educación (Psicología) en 1979 por la Universitat de València (UVEG). Dr. en Filosofía y CC. de la Educación (Pedagogía) por la misma universidad en 1987. Profesor de la UVEG desde enero de 1984, es Catedrático de Medición y Evaluación Educativas en el departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación en la Universitat de València desde enero de 2007. Coordinador del grupo de investigación ‘Evaluación y Medición: Educación y Cohesión Social’ (GemEduCo). Miembro del grupo de excelencia de Innovación Educativa 'InnovaMIDE', coordinado por el Dr. José González-Such y Co-coordinador de la ‘Red Iberoamericana de Investigadores en Evaluación de la Docencia’ RIIED. Sus líneas de investigación se centran en metodología de elaboración de pruebas criteriales para la evaluación de competencias –docentes y alumnado- y la elaboración de escalas de percepción y actitudes orientadas a la evaluación institucional, de programas y de sistemas educativos, apoyándose en modelos mixtos.

    CONFERENCIA PLENARIA
    La utilidad de la evaluación educativa: de la evaluación retroactiva a la proactiva

    Tradicionalmente, la evaluación educativa, sea de aprendizaje o de profesorado, proyectos, programas, materiales, instituciones o sistemas educativos, se ha orientado desde usos de valoración retroactiva. Es decir, se ha tratado de valorar lo ocurrido o lo existente, bien para tomar decisiones de tipo sumativo, como para usos de la información con carácter formativo. La evaluación de necesidades, como un complemento de análisis para la mejora, se orienta ya con cierto carácter proactivo, dirigiéndose a identificar elementos a optimizar en un futuro a partir de determinadas intervenciones que propicien la mejora. Por otra parte, es infrecuente realizar un uso prospectivo de la evaluación. Aunque, en algunos casos se analizan los avances tecnológicos y/o científicos, junto a las características y/o necesidades sociales, con el fin de identificar posibles ámbitos de educación superior y diseñar titulaciones universitarias que aborden nuevos nichos de profesionalización. Ese carácter proactivo, sin embargo, no está generalizado en los usos de la evaluación para orientar el diseño de la educación. Así, no se observa para el diseño de los currículos de sistemas educativos o el modo en que deberían diseñarse las escuelas o la formación inicial del profesorado, por ejemplo. La educación, normalmente anclada en el pasado, se beneficiaría si utilizara enfoques de evaluación prospectiva para identificar los elementos que deberían ser objeto de la educación y, con ello, provocar el desarrollo personal y la transformación social. Este enfoque, lo analizamos dentro de lo que denominamos la escalera de la evaluación, así como revisamos las orientaciones metodológicas requeridas entre las que cobran especial protagonismo las de tipo cualitativo.

    Ver las sesiones de Jesús Miguel Jornet Meliá